Mar. Nov 30th, 2021

Una joven madre intentó acabar con la vida de sus dos hijos, de 2 y 6 años, añadió veneno a su comida y mató a uno de ellos, mientras que el otro fue salvado por un médico de la provincia de Chupaca, en la región Junín. La policía detuvo a la parricida en el Centro de Salud de Chupaca, donde ella misma auxilió a sus hijos.

Este terrible incidente ocurrió a las 3:00 de la tarde del jueves en el distrito Huamancaca Chico, en el sector Vista Alegre, de la mencionada provincia.

Según la policía, María Alondra Sáenz Arzapalo (25 años) mezcló el veneno de un perro en el guiso de estofado que compró y obligó a sus hijos a comérselo. Cuando los niños empezaron a sentir los efectos del envenenamiento, la señora los llevó al centro de salud. Debido al mal estado físico de los menores, el personal médico trasladó a las víctimas al hospital El Carmen.

La policía dijo que aparentemente la madre estaba borracha y habría actuado por problemas con su actual pareja. En el domicilio de la detenida, los agentes también encontraron muerto por envenenamiento al can que era mascota de los menores.

Los agentes del área de Investigación Criminal de Huancayo (Areincri) detuvieron a la joven madre alrededor de las 07:00 p.m. por delitos que atentan contra la vida, el cuerpo y la salud, en forma de delito grave de homicidio.

Cabe señalar que el médico de turno del hospital diagnosticó que la intoxicación del menor fue causada por estricnina, que es una sustancia insecticida que mata a pequeños vertebrados, especialmente aves y roedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *